La Navidad en el Pirineo y algunas curiosidades

Ya estamos de lleno metidos en la Navidad, se respira ese ambiente tan especial en los pueblos y ciudades y todo el mundo está deseando que llegue el fin de semana para juntarse con la familia y  amigos. Hoy vamos  a  contaros algunas curiosidades de la Navidad, y el porqué de algunos de sus símbolos.

La Nochebuena comienza con la caída del sol el día 24 de diciembre. A medianoche los fieles cristianos celebran el nacimiento de Jesús con cantos y villancicos en la tradicional Misa de Gallo. Hoy en día esta tradición se entremezcla con la entrega de regalos a los niños de la mano del conocido Papá Noel. Es una noche muy especial en la que las familias se reúnen para cenar y pasar una noche especia divertida y especial.

Al día siguiente, el 25 de diciembre,  Navidad, se celebra el nacimiento de Jesús, si  bien es cierto que a fecha de hoy no existe un acuerdo definitivo debido a que por aquel  entonces existía cierto descontrol en la cronología según fuese medida con un calendario u otro. De hecho,  según diferentes versiones e historiadores se sitúa entre noviembre y abril. Finalmente y como otras muchas festividades religiosas fue concretándose en esta fecha, en la que ya antiguas civilizaciones  celebraban el nacimiento del sol (culto del sol) después del solsticio de invierno.

Son muchos los simbolismos navideños que durante estas fechas tenemos en nuestras casas y queremos explicaros su significado:

  • LOS COLORES: Los colores empleados para los adornos eran el color rojo, símbolo del nacimiento por su asociación con la sangre del parto y el verde, símbolo de la tierra al considerarse que cuando los días empezaban a ser más largos era cuando resurgía la vida en la tierra.
  • LAS CAMPANAS: Las campanas que tradicionalmente se cuelgan como símbolo de la Navidad proceden de una antigua superstición que dice que los malos espíritus se podían ahuyentar haciendo sonar campanillas. También se encuentran modernos adornos navideños en forma de herradura, otra antigua forma de deshacerse de influencias negativas indeseables.
  • LA ZAMBOMBA: En muchos pueblos del Pirineo los niños recorren calles y casas cantando villancicos mientras llenan sus cestas con frutos secos y dulces. Según la tradición era el abuelo quien se encargaba de fabricar la zambomba con un trozo de pellejo de cabra, una piel de conejo, o la vejiga del cerdo de la reciente matacía, una olla de chapa, una lata, un puchero de barro o un tonel pequeño, una caña delgada con un canuto largo de más de un año.
  • EL ARBOL DE NAVIDAD: En la antigüedad chinos, hebreos y egipcios habían considerado los árboles de hoja perenne verde como símbolo de vida eterna, pero las creencias más potentes y que se acercan más a la tradición “actual” son las de los países nórdicos como Suecia, Noruega, quienes consideran al abeto como un árbol majestuoso y con poderes. En España esta práctica no se introdujo hasta el siglo XX, conviviendo en la actualidad con las tradiciones pesebristas.
  • LUCES Y GUIRNALDAS: Adornar con luces las calles y las casas son tradiciones realmente antiguas que hacen referencia a la reducción de las horas de luz solar. En los países del norte de Europa donde días de invierno son cortos y las temperaturas extremas, existía la creencia de que la gente debía encender luces y hogueras para ayudar al sol a ganar su particular batalla contra la oscuridad.

Como veis, al final… casi todo tiene un porqué.

Desde el Area de Turismo de la Comarca del Alto Gállego os deseamos una ¡Feliz Navidad!.

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.