El rincón de lo eterno

Nuestra misión de daros a conocer los lugares imperdibles en la Comarca del Alto Gállego, nos lleva esta semana a lo que hemos denominado como “El rincón de lo eterno”, principalmente por que cuando llegas a Lasieso hay un algo que te envuelve, una magia que te hace entender que tenemos mucha suerte de ver como hoy en día los restos de arquitectura popular, la fabulosa Iglesia de San Pedro o las escondidas tumbas antropomorfas nos transmiten solo con mirarlas como fue la vida de este lugar y cuanta historia guardan entre sus recodos.

A Lasieso se accede desde el Hostal de Ipiés, donde tomamos una carretera que nos conduce hasta allí en sólo cuatro kilómetros. Al llegar al pueblo nos recibe un interesante conjunto arquitectónico asentado sobre una llanura muy cercana al río Guarga y rodeado de un bosque mediterráneo en que encontramos una fauna variada, además de una gran cantidad de aves surcando el cielo.

Caminando por su calle principal llegaremos a la Iglesia de San Pedro de Lasieso, un templo de gran belleza compuesto por dos iglesias yuxtapuestas, una mozárabe del siglo X, sobre la que se asienta la torre y la otra románica. Pertenece al Conjunto Iglesias de Serrablo y está declarada Bien de Interés Cultural  y Monumento Histórico Artístico desde 1982.

San Pedro de Lasieso

Hacia el 1080, el conde Sancho Ramírez, hijo ilegitimo del rey Ramiro I, fundó la congregación canónica de San Pedro de Lasieso, bajo la regla de San Agustin. Treinta y ocho años despues pasó a ser priorato, dependiente de los obispados de Jaca o Huesca. En 1202 desapareció como tal.El sarcofago en que fué inhumado, en dicha iglesia, se guarda en el Museo Diocesano de Jaca. Este carácter monástico de sus origenes queda reflejado en su planta de dos naves desiguales y en su doble cabecera de ábsides diferenciados. Pero hay otros elementos comunes con el resto de iglesias mozárabes, como son la decoración de la torre o la doble planta”.

Muchas de las construcciones que encontramos en la visita a Lasieso nos muestran bellos ejemplos de arquitectura popular, chamineras troncocónicas, bellas portadas, escudos, marcas de cantero… un sinfín de muestras de esa época medieval que marcó estos pueblos y que son dignas de ver.

Sin embargo,  una de las cosas que más llama la atención de este lugar son las “Tumbas antropomorfas” fechadas en el siglo X y que os impresionará como a nosotros de imaginar cómo nuestros antepasados hacían estas necrópolis en un medio rocoso y a día de hoy después del paso de los siglos continúan casi intactas. Estos vestigios funerarios se hacían a la medida del difunto, donde los colocaban y sobre ellos ponían una losa cuarteada. El conjunto está formado por 19 tumbas entre niños y adultos y se encuentran orientadas canónicamente hacia el este.

Tumbas antropomorfas de Lasieso

No os vayáis de Lasieso sin observar las vistas que ofrece el cerro de la parte alta del pueblo. Caminad junto al Barranco Lavadera para ascender hasta allí. ¡¡Sorpresa!! Encontraréis unas vistas inmejorables de Los Pirineos, Peña Oroel o del Tozal de Guara y de todos los pueblos que forman esta llanura en la que se encuentra Lasieso cómo: Orna de Gállego, Latrás, Arto o Baranguá.

Vistas desde Lasieso

Una vez arriba, si habéis ido de tarde, es estupendo disfrutar de la puesta de sol y del aroma a romero que ofrece este lugar. ¡Una tarde perfecta, en un lugar magnífico y con unas vistas insuperables!. Un rincón eterno que os llenará de energía positiva y en el que las horas vuelan disfrutando de las marcas de historia que nos regalan cada uno de sus recovecos.

 

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.